Ser hijo es aprender a ser padre

La vida son ciclos, son etapas, momentos que no volverán a repetirse, hay que aceptarlo. Nada volverá a ser lo mismo que en aquel momento que vivimos en su día y que queda grabado en nuestro subconsciente, insertado en nuestra memoria, en nuestro código genético. Y es que…”Cualquier tiempo pasado fue mejor”, cómo bien escribió Jorge Manrique en las Coplas a la muerte de su padre.

En nuestra educación primaria, la mas significativa de nuestras vidas, aprendemos los conceptos básicos de nuestro aprendizaje, es la base de nuestro desarrollo, y en ella se forjan los valores principales de nuestra conducta. Es ahí donde intervienen las personas de nuestr20170205_035613o entorno más cercano, nuestros padres, abuelos y hermanos, nuestros profesores de la escuela, los libros que hemos leído, las películas que hemos visto… Siendo principalmente los padres los máximos responsables de esta tarea educativa.

A una edad mas avanzada, etapa de nuestra educación secundaria, vamos sintiendo deseos de conocernos a nosotros mismos. Como dijo aquel…Antes de conocer a nadie, conócete a ti midescargasmo. Y para ello, hay que tratar a los demás, saber cual es nuestro criterio, descartando el comportamiento ajeno que no forma parte de nuestra moral y por ende nuestro comportamiento en la vida. También tomamos decisiones importantes, nuestros estudios, nuestro primer trabajo etc.

Siempre conocemos a personas que nos dan lecciones, algunas amargas y otras dulces, pero todas necesarias, como bien se ha dicho siempre…a fuerza de palos se aprende, y…amigo es aquel que está contigo en los momentos más amargos. Los dos pesos de nuestra balanza.

Por eso, es en nuestra madurez, cuando empezamos a pensar en esos valores y costumbres que aprendimos en nuestro pasado. Es cuando recordamos aquella enseñanza de nuestros padres, pilares básicos de la fampepito-grillo1ilia. En la vida quién no comete errores, no avanza, Y ahi aparece nuestro Pepito Grillo, la conciencia, con cara de padre, madre, herman@, o amig@, que es quién se hace presente en nuestras decisiones.

Ya en la madurez, una vez que tenemos hijos, es nuestra responsabilidad para con ellos ser su guía, su libro de consulta y principal consejero. Hemos vivido lo suficiente para asumir el rol de padres. Comprendemos que “Ser hijo, es aprender a ser padre, o madre”.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s