El precio del talento

Voy ha escribir sobre un tema de actualidad en relación a las redes sociales. Sobre el acoso y derribo, con el que someten muchos usuarios de éstas, a personajes relevantes o celebridades; ya sean de la sociedad, el mundo del cine, los deportes o del espectáculo.

Para gustos, el libro está en blanco, todos somos de varios colores; es comprensible. Debe haber de todo, estoy a favor de la diversidad de opinión y de pensamiento. El ser humano, siempre ha estado en constante búsqueda de la razón absoluta, es cuestión de ética y moral. Muchos discuten en un diálogo, basado en el respeto, para sacar conclusiones siempre dispares y opuestas. El debate es fundamental en la vida. Todsocial-media-pildoraso depende del lado de la lente con la que se mire.

Lo que me parece una brutalidad y un abuso de la maldad de algunas personas es que se aplique el llamado “bulling ”, anglicismo que tanto se usa en nuestro lenguaje hoy día, para acosar a nuestros deportistas, actores o artistas, o a cualquier persona, en cualquier lugar. Basta con ignorar algo, o a alguien, para hacer saber que no nos interesa, que creemos que no es valido, no es necesario destruirlo. El ejemplo está en el actor Heath Ledger, encargado de representar el papel de Joker, que tan bien interpretó Jack Nicholson en la primera película de la saga de Batman.

225759aeaf902c376f8fa847de1f2e95

Joker Heath Ledger

Muchos individuos criticaron y se cebaron con Heath en las redes, tan solo por el simple hecho de que no lo veían como un firme candidato para encarnar al malévolo personaje de El Caballero Oscuro. Se sintió en el más profundo complejo, debido a la carga que tuvo que soportar por culpa de algunos reprimidos con la maldad enquistada.
Heath se involucró a fondo en su papel, y fruto del complejo creado por esas críticas, consiguió enormemente su objetivo, interpretando uno de sus mejores papeles de su vida. Un Joker que le hizo perder la cabeza, quitándose con ello la vida, y siendo premiado con su Oscar ya a título póstumo.
Nada ni nadie es tan importante, ni ha de valer suficiente, hasta el punto de ser víctima de estos extremos del fanatismo. Si no te gusta lo que ves en un canal de televisión, cambias y listo, no pateas la televisión. Si algo no te gusta, simplemente no lo veas, tan solo RESPETA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s