La guerra de África (Pedro Antonio de Alarcón)

En 1859, España comenzo la guerra africana, para recuperar el dominio de aquellas zonas en las que, durante tiempo, había ejercido su influencia. Los cabileños, un grupo bereber autóctono de las montañas de Cabilia, al norestede Argelia, atacaron Ceuta; y España declaró la guerra al sultán Muley Abd el-Rahman. Cinco divisiones españolas, con O’Donnell, Prim y otros generales al frente, pasaron a Marruecos.fullsizerender211

La guerra terminó con con la victoria de las armas españolas en la batalla de Wad-Ras. Aquí se puede leer la descripción que el escritor español Pedro Antonio de Alarcón nos ofrece en su Diario de un testigo de la guerra de África, de la primera misa que se ofreció en Tetuàn, después de haber sido ocupada la ciudad por los españoles: fullsizerender20

A eso de las once, cuando todo estaba dispuesto en el altar, y la plaza se hallaba llena enteramente de tropas nuestras, de moros y de judios, un agudo punto de corneta dió la señal de atención,  avisando la llegada del general en jefe. 

Presentaron las armas los batallones, reinó un instante de silencio; apareció el duque de Tetuán por el arco de La Meca, y todas las músicas entonaron Marcha real. Por primera vez en toda la guerra, el vencedor vestía de gran uniforme. Acompañabanle casi todos los generales del ejercito, cada uno con su lucido Estado Mayor.

Todos los paisanos, compatriotas nuestros -mercaderes, cantineros, curiosos, gente marinera, pintores, corresponsales de periódicos,  etc.-, formaban un gran grupo no lejos del altar. O’Donnell, con su  comitiva, se colocó en un alto que la desigualdad del piso hace por el lado en que está la iglesia. Todas las azoteas que circuyen la plaza estaban coronadas de judías, cuyas clásicas figuras, vestidas de azul, blanco y rojo, se destacaban en el aire.

Allá lejos, veíase la gigantesca mole de la próxima sierra de Samsa, cuya levantada y única cima parecía formar parte de la ciudad. Y en ultimo término dibujábase un apacible y despejado cielo en que irradiaba el sol sus más alegres y cariñosas llamas.

“Era un cuadro explendido y grandioso, que mas parecía imaginado por el arte que obra de la casualidad”. Después de bendecir el nuevo templo, el padre Sabater se revistió los ornamentos sagrados y principó la misa.

La tropa estaba firme sobre las armas, todos los que cefullsizerender26ñían espada hallabanse asimismo en pie, con el acero desnudo, los paisanos se habían puesto de rodillas, y los judios también…por adularnos.

Los pocos moros que aún permanecían en la plaza seguían apoyados en los quicios de las puertas, observando la ceremonia con gran curiosidad…

Alarcón representa un punto de transición entre la técnica de Fernán Caballero, muy cercana aún al romanticismo, y el decidido realismo de Pereda o Galdós. En su juventud escribio una serie de narraciones cortas –Historietas Nacionales, Cuentos amatorios, Narraciones inverosímiles– con las que apuntó ya sus grandes posibilidades.Sus crónicas de viajes Diario de un testigo de la guerra de África,  de Madrid a Nápoles y la Alpujarra– le acreditan ya como un escritor de gran talento. Pero el punto culminante de su época juvenil viene representada por su famosa novelita El sombrero de tres picosque sirvió de inspiración a Manuel de Falla para la con

fullsizerender24spiración de su célebre suiteEn su madurez, Alarcón cambia radicalmente de estilo y escribe grandes novelas de tesis, en las que se advierte una gran preocupación moralizadora. La más famosa de estas novelas es El escándalo

Pedro Antonio de Alarcón nació en Guadix (Granada) en 1833 y falleció en Valdemoro (Madrid) en 1891. Su habilidad narrativa alcanzó sumejor expresión en las narraciones cortas. Algunas de sus obras han sido llevadas a la pantalla. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s