Lo que aprendí de la vida.

IMG_8912

Levanta un día cualquiera y “cómete el mundo”. Estés donde estés, seas quién seas. Hazlo ya, ahora mismo. No esperes el momento perfecto, “coge el momento y hazlo tuyo”. Cualquier ocasión es buena para empezar a ser feliz. “Si sigues haciendo siempre lo mismo y no cambias nada, no obtendrás resultados distintos”.

Contagia de tu energía positiva a todo aquel que te aporte negatividad. No dejes que te ciegue el odio, la envidia o el rencor. La vida es un regalo y el tiempo es poco para desperdiciarlo en esos pormenores. Ocupa tu tiempo en atender a los que te aman, y olvida a aquellos que te odian. Sobre todo recuerda que el único responsable de tu felicidad en definitiva eres tu mismo. No dependas de nada ni de nadie para serlo. Se positivo y da todo de ti a tus seres queridos, “toda buena cosecha depende de su siembra”.

Trabaja duro y disfruta de tu tiempo libre para compensarlo. Si no te ha ido bien en un trabajo, no dejes que te afecte, piensa que todos valemos para algo y que “una persona puede vivir cien años y hay miles de empresas“. Lee y “llena tu cabeza de chicha y no de paja“. Disfruta de tus películas favoritas, juegos, o cualquier hobby que te guste. Haz deporte, come y bebe sano. Ten buen sexo, o haz el amor con la persona que amas. “Canta, ríe y baila al son de tu música”. Respeta y serás respetado.

Piensa que tus defectos, o los obstáculos en tu camino, pueden ser un arma para usar en tu defensa, y no un lastre que te impida avanzar, porque de lo bueno se disfruta y de lo malo se aprende. “No existe piedra que no nos sirva para avanzar en el camino”

Ama a quién lo merezca y se fuerte para perdonar al que te haga daño. No nos hacen sufrir, es tu mente la que te convierte en sufridor. Si has pasado por un mal trago y estás sufriendo, piensa que “la vida no es un camino de rosas, si no una jungla, y tú un explorador”. Aprovecha los malos momentos para tomar impulso y seguir luchando.

“Cambia el chip” cuando seas parte de un problema ajeno y enfócate en algo que te haga olvidarlo. No por eso dejes de solidarizarte con quién lo merezca y de ayudar a los demás. Deshazte del miedo y se valiente, porque el mundo está hecho para el que lucha y arriesga, y la vida, a veces, no da segundas oportunidades.

No hagas gastos innecesarios en cosas que no necesites, una persona puede tener mucho dinero y a la vez puede estar gastando mucho y estar agobiado. Lo que ganes, adminístralo, y si no puedes permitirte lujos, ahorra para darte el gusto cuando sea el momento. Todo conlleva su esfuerzo y “las mejores cosas en la vida no tienen precio”. Lo que tiene precio se paga y lo que tiene valor, se conquista.

En definitiva, llega un momento en la vida en que te das cuenta de que no merece la pena preocuparse demasiado por todo. No quiere decir que seamos un “viva la virgen”, pero si te pasa algo, enfócate en la raíz del problema y empieza a solucionarlo. De nada vale pensar más de la cuenta. Sobre todo cumple tu palabra, “un hombre vale lo que su palabra”. Si ves que no vas a poder hacer algo, decir no, nunca es una mala respuesta. Conoce tus limitaciones, date cuenta de cuáles son tus virtudes y sobre todo lo más importante de todo...¡Se feliz!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s