Pueblos y razas (2)

Continuamos después del primer post sobre pueblos y razas que ocupan o han ocupado el planeta.  Sigue leyendo más abajo:

Los lapones

 

 

IMG_0007

Imagen: holahola.cc

 

Los lapones viven en el norte de Europa, en una región situada más allá del círculo polar ártico, en territorios de Noruega, Suecia, Finlandia y Rusia. Su tipo de vida sigue siendo de un acentuado primitivismo.

 

La población lapona no sobrepasa actualmente los 30.000 individuos, que se resisten a abandonar la región ártica europea, a través de la cual se desplazan siguiendo el ritmo de las estaciones. Durante el invierno permanecen en el sur, en cabañas de piezas de madera piramidales, sin ventanas. En verano conducen sus rebaños de renos hacia los pastos del norte y habitan en tiendas confeccionadas con pieles de este animal. En primavera y en otoño construyen viviendas circulares, formadas por terrones, de apariencia similar a los iglúes de los esquimales. Adornan su tradicional vestido azul con cintas rojas y amarillas. La ganadería, la pesca, la caza, los productos de los bosques y la artesanía les permiten subsistir miserablemente.

Los valientes mogoles

 

 

 

IMG_0008

Imagen: medievalages.net

 

 

Entre la U.R.S.S. y China se halla el pueblo de los mogoles, en un territorio limitado por grandes desiertos y elevadas montañas; de hecho, es la región más aislada e incomunicada de Asia.

 

Los mogoles, cuyo nombre significa “pueblo valeroso”, ocupan una extensa y pobre región. Son un pueblo de pastores que se dedica preferentemente a la cría del carnero, el yack, el caballo y el camello. En un país de extensión aproximadamente triple a la de España, practican el nomadismo; se desplazan en función de las necesidades alimentarias de su ganado. Habitan en yurtas, tiendas circulares cuyas paredes y techo están formados por un grueso fieltro, obtenido mediante el trenzado y enfurtido del pelo de los animales. Mogoles y esquimales, de ojos rasgados, nariz roma y cuerpo fuerte y rechoncho, llevan una vida extraordinariamente dura, en Mongolia se da una diferencia de temperatura entre invierno y verano de más de 75 grados.

 

Los esquimales

 

IMG_0009

Imagen: okdiario.com

 

Las tribus de esquimales viven sobre las riberas heladas de los mares árticos, sobre todo al norte de América y Groenlandia, dedicados a la pesca de los mamíferos marinos, como las focas y también las ballenas.

 

Existen en el mundo unos 50.000 esquimales agrupados en pequeñas tribus de 200 a 500 individuos. Tienen idénticos rasgos fisionómicos que los mogoles. El esquimal es de escasa estatura y raramente sobrepasa el metro y medio. Hombres y mujeres se abrigan con pieles de oso, de foca o de reno. Los esquiadores europeos han tomado de ellos el anorak, que construye una excelente protección contra el frío. Los esquimales construyen casas de madera, de piedra y de pieles; no obstante, en el curso de sus desplazamientos por las inmensas zonas heladas, se refugian en iglúes de nieve y hielo que calientan interiormente quemando grasas animales los aíslan perfectamente de los fríos polares y de las violentas tormentas de viento y nieve.


Los maoríes

 

IMG_0010

Imagen: guerrerosdelahistoria.com

 

 

Cuando los europeos descubrieron Nueva Zelanda, hacia 1642, las dos grandes islas del Pacífico estaban habitadas por un pueblo descendiente de blancos de la Polinesia y negros de la Melanesia, el pueblo de los maoríes, que resistió durante largo tiempo a los invasores.

 

Actualmente, los 180.000 maoríes que viven en Nueva Zelanda tienen, más o menos, las mismas ocupaciones que sus compatriotas europeos, a los que denominan “pakehas”: son granjeros, artesanos, comerciantes o diputados. Conviven pacíficamente con sus vecinos, pero se esfuerzan en conservar y recuperar algunas de sus ancestrales tradiciones. En ciertas ocasiones ejecutan sus antiguas danzas cubiertos con taparrabos de rafia y con el cuerpo pintado de rojo, descalzos y empuñando lanzas, bailan el ritual “haka”, la danza que antiguamente precedía al combate. Al acoger a sus amigos, lanzan un alegre “¡Hongi!” antes de frotar su nariz con la de sus huéspedes.

 

Los cajuns

 

IMG_0012

Imagen: cdn.history.com

 

Los cajuns viven en Luisiana, en el sur de Estados Unidos. De origen francés, se trata sin duda de descendientes de las antiguas familias allí deportadas.

 

En el gran delta del Mississippi, las aguas del río han dado origen a un laberinto de pequeños brazos de agua, lagos y pantanos que se conocen con el nombre de “bayous” (del francés “boyaux”, pasadizos). Los habitantes de estas zonas, los cajuns, procedentes de la región canadiense de Acadia, habitan, por lo general, en casas flotantes; la calle principal de muchos poblados es un canal. Dos mil acadienses deportados por los ingleses allá por 1715 se refugiaron en esta región de marjales. Su descendencia alcanza hoy las 300.000 almas. Los cajuns hablan un francés deliciosamente deformado por el paso del tiempo. Son de raza blanca, pero viven en perfecta armonía con los negros de Luisiana, que al igual que ellos, fueron arrancados de su país de origen.

 

Los aínos

 

IMG_0013

Imagen: 1.bo.blogspot.com

 

Los aínos fueron, sin duda, los primeros habitantes del Japón. Se refugiaron en el norte del archipiélago a fin de conservar su sistema de vida tradicional y la pureza de su raza blanca.

 

Cuando los nipones, de raza amarilla, se instalaron en el archipiélago japonés, encontraron en él una población de raza blanca: los aínos. Poco a poco, los supervivientes de esta raza fueron refugiándose en las islas de Hokkaido y Sajalin; en la actualidad su número no excede de los 15.000. Estos japoneses blancos se esfuerzan por conservar su lengua y sus tradiciones. Los hombres llevan una espesa barba y grandes bigotes, y construyen unas sorprendentes paletas de madera con las cuales sostienen sus bigotes en posición elevada a fin de comer con mayor comodidad. Sus vestidos, de telas tejidas a mano, se completan con coronas de paja trenzada. En sus moradas, una llama alumbra día y noche; es la encarnación de la divinidad que protege la casa y sus habitantes.

 

Imagen de cabecera: Guerrero Mogol

Fuente: Dime dónde está. Ed. Argos.

 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s